Aprender a aprender: la búsqueda de la autonomía de mi aprendizaje

image
Eusebio Alarcón Castellón
Ingeniero Quimico

Mi nombre es Eusebio Alarcón Castellón, soy de Cuevas del Almanzora (Almería). He estudiado Ingeniería Química en la Univeridad de Granada, ahora estoy realizando un Máster Executive en Dirección y Gestión de Comercio Internacional en la Cámara de Comercio de Granada. Mi experiencia profesional aún es corta: tres meses de prácticas formativas en el Departamento de Ingeniería de Deretil S.A.; también he prestado colaboraciones eventuales con Indaperfil S.L. (una empresa de Palomares que se dedica a la fabricación de paneles aislantes). He trabajado también como freelance impartiendo clases particulares de matemáticas, física y química a nivel de ESO y Bachillerato.

Eusebio Alarcón

Eusebio Alarcón

-¿Para ti qué es aprender?

Aprender es un proceso de crecimiento personal, de formación en temas que desconoces y te enriquecen como persona y como profesional.

-A lo largo de la vida siempre estamos aprendiendo. Aunque eres muy joven, ya tienes la perspectiva necesaria para contemplar la historia de tu aprendizaje.  Creo que es interesante que la describas.

De la escuela no tengo muchos recuerdos, sí sé que me desenvolvía bien. No he tenido dificultades para seguir las clases de forma normal. Ya en el instituto di un pequeño paso hacia la mejora de, no ya simplemente aprender, sino sacar buenas notas y aprovechar bien todo. Quizás ésta fue la razón que me hizo obtener matrícula de honor en bachillerato. Luego llega la universidad y ocurre algo nuevo. Crees que en el instituto eres alguien y se te viene todo abajo. Entré en una carrera que me ha resultado complicada pero que al final saqué adelante. He pasado por distintas fases: la negación, pensar que me he equivocado y una fase de remonte, una vez que veías el final. Todo esto me hizo descubrir que no fue una decisión tan desacertada. Pero, ¿y el aprendizaje? Quizás no le haya sacado a estas etapas todo el partido que ahora, con mi experiencia, podría. Al empezar la universidad llegué con una inmadurez que ya he superado. Ahora en el máster la situación es bien distinta. Puedo decir que le estoy sacando mucho partido. Es un año académico en el que estoy aprendiendo mucho, pues mi actitud es clara: ¡voy a aprender! ¡a crecer como profesional! y soy consciente de ello. Ya no me preocupo por aprobar o suspender un examen, como cuando estaba en la universidad, donde iba a superar la prueba. Ahora no sólo es superar las pruebas, lo importante son los aprendizajes que me llevo, pues el mundo laboral está a la vuelta de la esquina y hay que saber desenvolverse en él.

Mi actitud es clara: ¡voy a aprender! ¡a crecer como profesional!

– Cuando te fuieste a Granada te llevaste ya aprendizajes de la época del instituto, aprendizajes importantes para la vida, ¿tú consideras que la enseñanza del instituto está muy alejada de la realidad? ¿te prepara para lo que vas a vivir en los años siguientes?

Considero que en algunos aspectos lo que se nos enseña en el instituto está alejado de la vida. Por eso muchas veces no te engancha, pero no significa que no aprendas. Es una etapa en que estás descubriendo muchas cosas importantes. En mi caso, un momento importante en el aprendizaje fue dejar mi casa, mi familia, mi pueblo, para ir a estudiar a Granada. Esto supone que tienes que afrontar tus problemas por ti mismo: no tienes a tus padres cerca, respaldándote cuando tienes algún problema.

-El cambio de pasar de estar en tu casa, en tu contexto familiar, a integrarte en la universidad, además de un aprendizaje de conocimientos ¿lleva consiguo otros aprendizajes más vinculados a tu crecimiento personal?

Por supuesto, crecimiento personal en el sentido de aprender a valerte por ti mismo. Son situaciones cotidianas pero que te enseñan mucho. Algo tan simple como estar enfermo y buscarte la vida para ir al médico, comprarte tus medicinas, prepararte la comida… Uno madura mucho cuando tiene que superar los malos momentos por ti mismo. Pero además, cuando te vas a la universidad tienes que integrarte en un mundo nuevo para ti: estudios nuevos, compañeros nuevos, enseñanza nueva, de la que no tienes ni la menor idea de su funcionamiento, muy distinto del Bachillerato o de la ESO.  Lo puedo decir: mi mayor crecimiento personal ha tenido lugar en los años universitarios. Pero la universidad también se acaba, e inicias una etapa nueva, y tienes que afrontar situaciones nuevas, es decir, otros aprendizajes. Ahora, en esta época en la que estoy realizando el máster, te preocupas mucho por mejorar, por buscar aquello que la universidad no te ha enseñado, por empaparte de todo aquello que te facilitará encontrar trabajo. La edad influye: en la medida que cumples años las vivencias te enseñan.

El crecimiento personal implica aprender a valerte por ti mismo

-Ahora estás cursando el máster y pronto iniciarás la étapa de prácticas. ¿Te diriges a ellas en esa clave de aprendizaje? 

Mi intención principal es darlo todo, aprender mucho en un lugar real de trabajo, mostrar interés y ofrecer. Si lo que estoy aprendiendo en el máster le ayuda a la empresa sería estupendo.  Mi sueño sería quedarme a trabajar en ella. Espero, si no me puedo quedar, llevarme una serie de conocimientos prácticos en comercio exterior e incluso en ingeniería química. Me van a buscar una empresa que una estos dos ámbitos,  que no están separados sino muy vinculados.

Eusebio Alarcón

Eusebio Alarcón

-Realizar las prácticas laborales supone conocer un contexto real de trabajo:  un equipo profesional, los problemas que suele haber en el día a día en la realización de un proyecto… ¿ Te puede ayudar esta estancia en tu crecimiento profesional?

Las prácticas de la titulación en Ingeniería Química en Deretil, acostumbrado a ver todo de modo teórico en la carrera, me supusieron un descubrimiento importante. Mientras estudias crees que en la práctica profesional todo es tan controlable y definido como se presenta en las distintas asignaturas: unos datos, unas normas de ejecución y una resolución controlable. El trabajo en el día a día de una empresa no suele ser así. Recuerdo en esas prácticas un momento en el que nos surgió un problema a la hora de diseñar una columna de absorción: veías que la realidad es más compleja que lo que has estudiado en la facultad. En las prácticas tocas la experiencia, te ayuda a ser más analítico, a sacarle partido a los métodos empíricos. Las prácticas te ayudan a dar un salto desde lo teórico a la experiencia. Cuando un profesional te da las indicaciones para realizar algo, detrás de esas indicaciones hay una experiencia, un uso del método ensayo-error, una optimización de recursos. En definitiva, está el aprendizaje que él ha adquirido desde su trabajo y que te ofrece.

-Hemos estado hablando de los aprendizajes que uno ha adquirido en el sistema educativo, la universidad, ahora en el máster, pero en la vida aprendemos un muchos sitios y lugares, por muchos caminos, y con otras personas. Es lo que se denomina “ámbitos informales de educación”. Aprendes de tus amigos, de tu familia, de tus compañeros. Háblame de ese aprendizaje.

En el contacto con la gente también se aprende muchísimo, tal y como has comentado; simplemente con ir al gimnasio y encontrarte con una persona y hablar. Uno cuando termina la carrera está un poco perdido y encontrar una persona con la que interactúes, que te ofrezca su experiencia, te sirve a ti para mejorar, y eso es enriquecedor. En todos los ámbitos nos podemos enriquecer de la experiencia de los otros. Tengo una amiga que ha terminado ahora la carrera, vive un momento de desorientación,  y está pasando por las mismas fases por las que he pasado yo: la fase de queja, de desánimo… Es lo que le comento: yo ya he pasado esa fase y no te puedes quedar en ella. Hay que avanzar, marcarse objetivos, buscar cómo conseguirlo... Descubres que hay cosas que te faltan, otras que hay que mejorar: “pues voy a formarme en eso para intentar cambiar esa situación, de nada sirve lamentarse continuamente si no pones los medios para avanzar,  por ahí no logras nada”.  Por eso digo que desde el contacto con otras personas puedes avanzar: si esas fases, esas situaciones que todos vivimos al terminar la carrera, las compartes con una persona que ya ha pasado por ahí, tú te apoyarás en su experiencia e intentarás salir adelante.

Hay que avanzar, marcarse objetivos, buscar cómo conseguirlos...

-Como ya conoces, nuestro proyecto se llama “Voces de Aprendizaje en la Sociedad del Conocimiento”. Estamos en un mundo en el que el conocimiento es el principal valor, la principal riqueza. Esta valoración del conocimiento viene de la mano de las Nuevas Tecnologías de la Información. ¿Te ayudan en tu proceso de aprendizaje?

Internet nos ofrece una gran cantidad de información sobre cualquier tema: blogs de gran calidad, bases de datos científicas… Poco a poco voy entrando en este mundo, lo voy descubriendo. Internet también nos acerca las experiencias de otras personas, sus conocimientos. Precisamente en estos días he creado mi blog, estoy abriendo mis perfiles profesionales en distintas redes sociales.

-¿Qué esperas de ese blog?

Estoy muy ilusionado con este proyecto, quiero que sea interesante para cualquier profesional, tanto si tiene mucha trayectoria o si está empezando.  En él trataré temas de mis ámbitos de conocimiento pero de una forma clara, atractiva. Quiero compartir mi experiencia, lo que voy descubriendo, lo mismo que yo me enriquezco con lo que otros ofrecen en sus blogs. También estoy entrando en el mundo laboral; el blog puede ser mi tarjeta de presentación para las empresas de manera que desde él se pueda valorar mis conocimientos, mis expectativas, mis objetivos profesionales.

-Los tenemos un blog damos mucha importancia al hecho de “compartir el conocimiento”. Nos movemos un un modelo de aprendizaje distinto a otro en el que los ciudadanos somos meros receptores de información. En la red todos aportamos, todos recibimos, creamos colaborativamente y difundimos.  ¿Crees que va a enriquecer tu experiencia de aprendizaje el hecho de crear tu blog?

Una de las cosas que más me ha sorprendido de las redes sociales es el hecho de que posibilitan que “todos podamos ser alumnos, todos podamos ser profesores” . Hay un intercambio de información muy interesante y, sobre todo, te hace que estés activo, en búsqueda, y a su vez que seas creativo. Desde el punto de vista profesional creo que me va a ayudar a estar al día. Ése es uno de los retos que tenemos, el no quedarnos atrás, y menos en una sociedad que cambia cada día. Lo que hoy es actual dentro de un año no lo será. Internet te pone en contacto con la innovación.

En la red “todos podamos ser alumnos, todos podamos ser profesores”

-Muchas veces nos quejamos de que el trabajo en la universidad es muy individualista. Eso genera un conflicto, ya que por otro lado estamos  moviendonos en las redes, compartiendo información. En definitiva esto genera en nosotros un carácter, una forma de actuar, una forma de aprender. ¿Tú crees que el aprendizaje en los contextos formales, como sería la escuela, el instituto, la universidad, debería contar más con las redes? ¿Crees que si  en la universidad trabajásemos más colaborativamente, prepararía mejor para un modelo de trabajo en red?

Creo que ese es un gran problema. Tú terminas tu carrera y estás perdido, nadie te ha dicho qué tienes que hacer, en qué ámbitos te debes de mover, no sabes ni realizar un curriculum. Hay muchas asignaturas que quizás en tu vida profesional no vas a utilizar, y cosas realmente importantes, como son las Nuevas Tecnologías o un enfoque más práctico, que no se tienen en cuenta.

La universidad debería prepararnos más para ese modelo de trabajo colaborativo.  Sigue muy presente el modelo de relación profesor-alumno en el que el primero enseña y el segundo toma apuntes. A veces no existe esa interacción, ese compartir puntos de vista. A esto se une el hecho de que muchos profesores se han quedado atrás en el uso de las Nuevas Tecnologías y no ven las posibilidades que tienen para el  aprendizaje.  La enseñanza tiene que dar un paso en esa dirección.

Otro problema que he detectado, tanto como alumno como profesor de apoyo, es el siguiente. Cuando sólo ofrecemos contenidos teóricos el objetivo está claro: aprobar un examen. Sin embargo, cuando presentamos la dimensión práctica de los contenidos teóricos (es decir, para qué nos sirven los conocimientos, en qué podemos aplicarlos), el objetivo es distinto. Un ejemplo: no es suficiente enseñar a resolver una ecuación, sino presentar qué problemas nos ayuda a resolver una ecuación, en qué situaciones podemos aplicarla, cómo vincular una ecuación a una situación de la vida o del trabajo.  Cuando he dado clases de apoyo a alumnos en 3º o 4º de la ESO he detectado ese problema. ¿Es necesario aprenderse de memoria la tabla periodica cuando puedes acceder a ella desde el móvil? ¿No es más interesante explicar lo que es cada elemento, para qué sirve, sus cualidades…? Así facilitamos el aprendizaje, y desde esa cercanía se la aprenderán sola. Desgraciadamente ocurre lo contrario, primero se memoriza, y luego ya se verá.

-Y, el aprender a aprender, ¿qué implica para ti?

Es difícil de explicar. Implica tener las herramientas adecuadas para, por mí mismo, ampliar mis conocimientos. Es una especie de coaching. Creo que todos los profesores deberían ser una especie de coach que te enseñaran a saber redirigirte para buscar los conocimientos o las herramientas que necesitas.  Los conocimientos cambian y hay que buscar su continua actualización. Pero el aprender a aprender también significa ser crítico en la búsqueda del conocimiento. Ése es un problema que también veo en este momento. Es un hándicap que conlleva el uso de las Nuevas Tecnologías aplicadas al aprendizaje. Entre todo lo que nos presentan hay que discernir lo verdadero de lo falso, seleccionar la información relevante y de calidad.

Aprender a aprender implica tener las herramientas adecuadas para, por mí mismo, ampliar mis conocimientos

-¿Quizás sea la educación la que nos ayude a forjar esa visión crítica para movernos como ciudadanos digitales?

La educación puede ayudar mucho en ese sentido. Es algo que nos debe proporcionar la formación academica. En este momento hay que educar para ser capaces de pensar y de crearse un juicio crítico frente a lo que leemos, estudiamos o vivimos.  Ahora que ya soy ingeniero químico, que tengo muchos y buenos conocimientos en este área, lo que más valoro de mi paso por la universidad es que me haya ayudado a saber buscar, a ser crítico, es decir, valorar, y desde ahí tomar decisiones.  Eso es aprender a aprender. Recuerdo el momento en el que realicé el proyecto fin de carrera, un proyecto novedoso, en el que tuve que buscar, equivocarme, tomar decisiones. Te tienes que buscar la vida, meterte en reglamentos, hablar con uno y con otro hasta que encuentras lo que necesitas, organizar tu trabajo. Eso te hace autónomo en tu aprendizaje.

-¿Para aprender hay que equivocarse?

Es muy necesario. El error te hace que sigas buscando, y a la vez, hace que evites un camino que no lleva a ningun sitio. Los consejos sirven, pero no son suficientes. A veces hay que tropezar para cambiar de rumbo.

A veces hay que tropezar para cambiar de rumbo

whatsappFacebooktwittergoogle_pluslinkedinmail
Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: Entrevista, Voces
Entrevistador: José Manuel Martos Ortega
Editor: José Antonio Casares González
0 comentarios sobre “Aprender a aprender: la búsqueda de la autonomía de mi aprendizaje
1 Pings/Trackbacks para "Aprender a aprender: la búsqueda de la autonomía de mi aprendizaje"
  1. […] -Hace unos días Eusebio, en una de las entrevistas que hemos publicado, decía que en Internet todos podemos ser alumnos y todos podemos ser maestros. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Moderación de comentarios.